ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

Llevaba tiempo sin subir ninguna receta al blog, así que este fin de semana me he dispuesto a elaborar unas rosquilletas sin gluten. Las rosquilletas son muy típicas en la zona de Valencia, y son ideales para picar entre horas, en el almuerzo de media mañana o merienda o incluso para tomar en el aperitivo. Si bien es relativamente fácil encontrar picos sin gluten e incluso grissini sin gluten en muchas tiendas e hipermercados, no pasa lo mismo con las rosquilletas sin gluten, por lo que decidí hacer mi propia versión.

INGREDIENTES

Para esta receta necesitarás:

  • 175g Harina FSG1 = 100g harina de arroz, 50g almidón de maiz y 25g almidón de tapioca (Puedes preparar una cantidad grande de harina FSG1 con anterioridad y guardarla mezclando 1000g harina de arroz, 500g almidón de maiz y 250g almidón de tapioca).
  • 25g Harina de trigo sarraceno.
  • 200g Clara de huevo.
  • 60g Aceite de oliva.
  • 60g Pipas de girasol.
  • 25g Levadura fresca
  • 1/2+1/4 tsp Goma xantana (2g aprox).
  • 2g Sal gorda para la masa
  • 2g Sal gorda para decorar

MEZCLADO

1. Como siempre, mezcla en un bol todos los ingredientes sólidos. Es importante que disperses bien la goma xantana en el resto de sólidos para evitar que se formen grumos. Después, deshaz la levadura en otro bol con la clara de huevo y remuéve la mezcla unos segundos. Añade el aceite.

2. Junta ambos grupos de ingredientes y mezcla con la ayuda de una espátula o pala rígida  hasta que la mezcla quede lisa y homogénea. Esto te llevará sólo 2 ó 3 minutos. La masa ya está lista para darle forma con la manga pastelera.

MEZCLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
MEZCLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

ESCUDILLADO

Esta masa es lo suficientemente fluida para formar la típica forma de barritas con manga pastelera, por lo que usaremos esta herramienta en la elaboración de este pan sin gluten. ¿Pensabas que la manga sólo servía para repostería?

Corta el extremo de la manga más arriba o más abajo dependiendo del grosor que quieras dar a tus rosquilletas sin gluten. Después te recomiendo poner una pinza en la punta de la misma para no derramar ni un gramo de masa en caso de que te salga demasiado líquida.

Para llenar la manga más fácilmente utiliza una jarra o vaso alto como soporte, así tendrás las dos manos libres y te será más sencillo echar la masa dentro de la manga.

ESCUDILLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
ESCUDILLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

Ahora ya puedes escudillar la masa sobre la bandeja en la que previamente habrás cubierto con papel de horno.

ESCUDILLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
ESCUDILLADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

FERMENTACIÓN

Déjalas crecer en un sitio cálido a unos 28-32ºC y húmedo para que la superficie no se reseque demasiado hasta que dupliquen su volumen. Un sitio ideal puede ser el propio horno. Si colocas una bandeja vacía en el fondo del horno y viertes un poco de agua hirviendo sobre la misma, conseguirás las condiciones de temperatura y humedad ideales para fermentar.

COCCIÓN

Cuando ya estén fermentadas, espolvorea sal gorda por encima de las rosquilletas sin gluten y mételas en el horno precalentado a 175-180ºC a media altura. Déjalas dentro durante 45-50minutos o hasta que estén doradas por fuera.

HORNEADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
HORNEADO ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

Sácalas y déjalas enfriar. Estarán listas para que las disfrutes en cuanto quieras.

¿Buen provecho!

4.0 from 1 reviews
ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
Autor: 
 
Receta
  • 175g Harina FSG1 = 100g harina de arroz, 50g almidón de maiz y 25g almidón de tapioca (Puedes preparar una cantidad grande de harina FSG1 con anterioridad y guardarla mezclando 1000g harina de arroz, 500g almidón de maiz y 250g almidón de tapioca).
  • 25g Harina de trigo sarraceno.
  • 200g Clara de huevo.
  • 60g Aceite de oliva.
  • 60g Pipas de girasol.
  • 25g Levadura fresca.
  • ½+1/4 tsp Goma xantana (2g aprox).
  • 2g Sal gorda para la masa.
  • 2g Sal gorda para decorar.
Instrucciones
  1. Mezcla todos los ingredientes sólidos salvo la levadura en un bol y mézclalos bien con una varilla.
  2. En otro bol, deshaz la levadura fresca en la clara de huevo y añade el aceite.
  3. Junta el contenido de ambos boles y mezcla con una espátula rígida durante 2-3 min hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Corta el pico de una manga pastelera de plástico y ayudándote de un vaso grande como soporte, llénala con la masa.
  5. Escudilla sobre una bandeja con papel de hornear en forma de bastones irregulares.
  6. Déjalos fermentar en un sitio cálido (28-32ºC) y húmedo hasta que dupliquen su volumen (1,5-2h).
  7. Hornéalas a 175-180ºC durante 45-50min o hasta que estén doradas.
  8. Déjalas enfriar y disfrútalas.

VALORES NUTRICIONALES Y COSTE ROSQUILLETAS SIN GLUTEN
VALORES NUTRICIONALES Y COSTE ROSQUILLETAS SIN GLUTEN

 

 

 

Comparte este post...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Comentarios

  1. Pepo dice

    Muy buena pinta las Rosquilletas!!!
    Con una buena cervezita ‘daura’ sin gluten y a disfrutar de Messi :p
    Salut!!!
    Un abrazo!

  2. Eva dice

    Buenas noches, el almidón de tapioca, es lo mismo que la mandioca o yuca? Y la hay dulce o agria, cual se utiliza? Y si no tienes esta harina que podemos echar a la mezcla de harinas?
    Muchas Gracias

    • Fran López dice

      Hola Eva,
      gracias por seguir el blog y por tu pregunta. Efectivamente la tapioca es lo mismo que la mandioca o yuca. Se trata de un tubérculo originario de la América tropical rico en almidón que puede utilizarse en la elaboración de productos de horneados sin gluten, ya que no contiene esta proteína. El agrio, se diferencia del dulce en que ha sufrido un proceso natural de fermentación por bacterias lácticas y es más interesante para elaborar productos de panificación sin gluten ya que aporta más propiedades de textura y expansión en el horno. Es el que se utiliza en muchos países americanos para elaborar especialidades como el pandebono, pan de yuca, etc. Por contra, también aporta un sabor y olor característico que no gusta a todo el mundo, sobre todo a los que no están familiarizados con este producto. Yo he utilizado ambos, pero al final casi siempre uso el dulce porque prefiero su sabor más neutro.
      Si no lo encuentras o no lo tienes a mano, utiliza almidón de maíz en su lugar y obtendrás resultados muy similares. Perderás algo de esponjosidad y ternura, según el producto que elabores, pero la receta funcionará igualmente. En el caso de las rosquilletas no notarás apenas diferencias al emplear un almidón o el otro ya que el producto final es seco y crujiente como una galleta aireada, pero en otros más tiernos y húmedos las diferencias pueden ser mayores.
      Ya me contarás qué receta estás pensando hacer y qué tal te sale.
      Un saludo.

  3. Marta dice

    Hola, vivo con un valenciano, así que esta receta le va a encantar. La pregunta es la siguiente: ¿se puede sustituir la clara de huevo por agua, simplemente, o el resultado variará demasiado?

    • Fran López dice

      Hola Marta,
      estás en lo cierto, puedes sustituir la clara de huevo por agua a razón de 8-9g de agua por cada 10 de clara. El pan saldrá algo menos ligero y menos aireado, pero las diferencias, en el caso de rosquilletas no serán demasiado grandes.
      Ya me contarás qué tal te salen.
      Saludos.

  4. Maria Rosa Sanchez Gajete dice

    Hola Fran, mi duda es respecto al levado. ¿Donde la pones a levar que haya 28-30 grados y haya humedad?

    • Fran López dice

      Hola de nuevo María, y nuevamente gracias por escribir.
      Yo utilizo varios métodos para fermentar: a veces fermento dentro del horno echando agua caliente en una bandeja, en el horno para conseguir una temperatura de unos 30º y asegurar un nivel correcto de humedad evitando así que se sequen las piezas de pan. Otras veces, sobre todo en invierto, dejo el pan junto al radiado bien tapado con un paño húmedo o un film para que no se seque. De todas formas, fermentar a menos temperatura también es correcto. El pan tardará más en crecer pero crecerá. Incluso puedes fermentar en frío, metiendo el pan en la nevera y dejándolo ahí de un día para otro. Es solo cuestión de tiempo. De hecho las fermentaciones largas a bajas temperaturas dan lugar a mejor desarrollo de aromas, sabor, color y aportan mejor conservación en el producto una vez horneado aunque yo en mis recetas todavía no las incluyo ya que he buscado elaboraciones que puedas empezar y acabar en una misma sesión de trabajo y no he querido complicarlas mucho, aunque todo llegará….
      Saludos.
      Fran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Valora esta receta: